sábado, 11 de julio de 2009

Happy-Go-Lucky


Incomprensiblemente, la última película de Mike Leigh (Vera Drake, 2004) fue titulada por las distribuidoras mexicanas como ‘La dulce vida’, habiendo una película italiana del mismo nombre que el público identifica fácilmente. En fin, esto no ensombrece lo logrado en esta cinta que se perfila como una de las mejores del año.

La trama gira alrededor de Poppy, una maestra de kínder de 30 años que tiene la particularidad de ser avasalladoramente feliz. El progreso de la trama es muy sencillo, nos muestra a nuestra singular protagonista en su vida cotidiana, sus reacciones ante situaciones típicas como ir en autobús, salir de fiesta con sus amigas, tomar clases de manejo, etc. Y es la personalidad de la protagonista lo que llama la atención del filme. Y es que es casi patológicamente feliz, llamando demasiado la atención en los lugares en los que se desenvuelve (quizás su estrafalaria vestimenta ayude a esto). Al final de la proyección, uno queda inexplicablemente feliz, de una manera natural e inexplicable y el director no tuvo que recurrir a ñoñerías cursis o a recursos buenaonditas para lograrlo.

Resulta muy destacable el trabajo actoral. Los personajes y las situaciones son el resultado de un trabajo exhaustivo de ensayos e improvisaciones, método recurrente del director para filmar sus películas. El resultado es muy efectivo, con diálogos y situaciones divertidas pero nunca acartonadas. Merece mención aparte la actriz Sally Hawkins, quien logra una actuación memorable y completamente convincente de un personaje tan alegre y optimista que pareciera fuera de este mundo. La interpretación de Hawkins logra convencernos de que Poppy bien podría existir en realidad.

Y lo más importante es que esta cinta, no obstante su tono ligero y la mucha diversión que proporciona, logra hacer una reflexión sobre la idea preconcebida y digerida de lo que es ser feliz, que si para llegar a la plenitud hay que seguir una serie de patrones establecidos o sólo dejarse llevar y recibir todo con una sonrisa. Poppy decide elegir la segunda opción, aunque su sonrisa no sea tan imbatible al enfrentarse a la amargura de su instructor de manejo.

En fin, si tiene suerte todavía puede encontrar ‘La dulce vida’ (duh) en su cartelera local. Probablemente se trate de la comedia del año.

Enraha.

Calificación: 9

7 comentarios:

Neko-chan dijo...

Agregaria a tu reseña que esta película también aborda el tema de la "adultes", esto es porque muchas veces cuando pensamos que cuando "seamos adultos" tendremos que tomarnos la vida "en serio", lo cual muchas veces se traduce en amargarnos un poco, dejar de divertirnos para afrontar las resposabilidades de la vida, y esto fue lo que me conquistó de esta peícula, pues los personajes principales son responsables, exitosos, pero parecen demostrar que pueden hacer eso sin dejar de ser ellos mismos, no tratando de embonar en el mundo, si no vivir la vida como lo planearon.

Una gran película, que como tu muy bien lo anotas en tu reseña, te deja un grato sabor de boca. Miau

ru dijo...

La iré a ver, pero si no me gusta... te mato.

Digo, no. Amor y paz (y muerte y destrucción (y besos (no, besos no))).

Taquero Narcosatánico dijo...

Neko chan: enraha

Ru: pervertido.

Paxton Hernandez dijo...

En una segunda función, se me cayó bien gacho.

:(

Sniff.

Taquero Narcosatánico dijo...

Paxton:
Si, ya me habías dicho. Pero aún así, sigue siendo una película notable, ¿no?

Paxton Hernandez dijo...

ya ni sé.

:/

Ana A. dijo...

Tengo unas ganas tremendas de verla por todo lo que comentas...además porque mi mejor amiga es maestra y es notoriamente feliz jajajaja.

:O)