sábado, 28 de agosto de 2010

La Teta Asustada


Segundo largometraje de la cineasta peruana Claudia Llosa tras su notable Madeinusa de 2006. Llosa sigue interesada en contar historias de las comunidades indígenas de Perú, en un tono agridulce y más emparentado con tradición literaria latinoamericana (más precisamente el llamado “realismo mágico”) que con el cine de denuncia o la exaltación de lo exótico.

Tal vez muchos encuentren en esta película un retrato racista que exhibe a una población indígena para regocijo del blanco (dizque) civilizado. Yo no comparto esta apreciación. Para mí, la cámara de Llosa hace que este relato no resulte ajeno y misterioso. El relato de Fausta y su esfuerzo por lograr enterrar a su madre en su tierra natal se siente familiar, cercano, le habla a uno a través de las entrañas. Y es que la cineasta realmente logra transmitirnos pasión, admiración y respeto por lo que nos está contando. Ella no es ajena a lo que viven estos personajes e invita al espectador a que sea partícipe de esto.

Magaly Solier (quien ya había trabajado con la directora en Madeinusa) hace un papel estupendo. Su expresividad y su talento natural (ella misma improvisó las canciones que interpreta) son explotadas efectivamente en cada cuadro que aparece. Directores como Amat Escalante, que no utilizan actores profesionales, obtienen resultados lamentables en este ramo en pos de un minimalismo que no transmite nada. En cambio, Claudia Llosa pone a cuadro a Magaly y no solo aprovecha las cualidades de la joven, sino que trabaja con ella con una complicidad y respeto mutuo que se refleja en pantalla.

En mi opinión, una mejor película que Madeinusa, un escalón arriba en la carrera de una prometedora directora y una de las mejores películas estrenadas en México este 2010.

Calificación: 9.5