lunes, 10 de junio de 2013

Halley

Halley
Poco a poco  al pasar de las horas y de los días nos vamos deteriorando, nos vamos muriendo sin que nadie ni nada pueda detenerlo, quizás podamos retrasarlo con cremas, pastillas e intervenciones quirúrgicas pero al final todos acabamos sucumbiendo. Ojala y nuestro cuerpo, nuestra piel, nuestro interior fuera como una maquina donde podamos remplazar fácilmente las piezas que se nos van cayendo, ojala y fuéramos como una taza de porcelana que con solo jabón, un trapo y una lustrada luciéramos como nuevos, pero no es así, la piel se nos desmorona todos los días, los dientes los vamos perdiendo, el pelo se cae y lentamente nos vamos desvaneciendo.
Pero después de la muerte nos encontramos solos en una tumba y poco a poco nos va consumiendo la naturaleza, las lombrices, las bacterias, las moscas y las arañas nos van comiendo, minuciosamente van haciendo suyos ese cuerpo desprovisto de un alma, pero que pasaría si todo esto nos ocurriera aún con vida, que pasaría si somos testigos únicos de nuestro pudrimiento, que pasaría si viéramos a todos esos insectos comiéndonos poco a poco, y lo peor que pasaría si viviéramos en la roma y fuéramos un hipster, si, esa es la premisa de esta película, ser un Zombie-Hipster.
Una película que en idea, que en algunas tomas, que en la fotografía, que en el maquillaje tiene buenos elementos pero que a mi parecer falla en los diálogos, falla en las actuaciones y falla en algunos aspectos del guion. Si es una buena película a secas, que la verdad con un director más experimentado (denle chance es su primera vez) hubiera dado más, que quizás si no se hubieran gastado toooodo el presupuesto en la última secuencia (que por cierto está muy rara) les hubiera alcanzado para contratar unos mejores actores.

Halley
2012 México
Dirección: Sebastián Hofmann